manejo finanzas hogar

Créditos de consumo para el hogar

Cuando simule, cotice y compare, tome la mejor decisión para usted de acuerdo a su realidad financiera.

Hay muchas situaciones que se producen en el hogar y que requieren que se desembolsen grandes cantidades de dinero, por ejemplo, para realizar reparaciones, comprar electrodomésticos nuevos, etc. Y como son gastos que no están considerados en el presupuesto mensual, la idea de contratar un crédito de consumo para poder realizarlos aparece como la única opción.

Como la contratación de este producto es un compromiso a largo plazo, queremos ayudarle a tomar una decisión informada y de acuerdo a su presupuesto para no verse endeudado en más de lo que puede pagar.

Una vez que determine eso, hay tres conceptos que debe tener muy presentes a la hora de tomar el crédito. El primero de ellos es el de la simulación.

Cada institución que otorga créditos posee “simuladores” de crédito que pueden serle de utilidad para saber valores referenciales de los valores cuota, del CAE, la tasa de interés mensual, los gastos y seguros asociados a su crédito. Tenga muy claro que las simulaciones son para todos igual, no hay una personalización de acuerdo a sus condiciones, pero – como lo señalamos anteriormente – sirve para que usted tenga una referencia de qué instituciones se acomodan a lo que usted puede y quiere pagar.

Una vez que ha realizado la simulación puede comparar entre lo que cada institución financiera le ofrece y así decidir dónde acercarse para realizar una cotización, que es el segundo término que debe considerar y que significa que el banco (u otra institución) realiza una oferta diseñada para usted de acuerdo a los requisitos básicos que cada una de las entidades bancarias posee y que le permite saber con claridad las condiciones del crédito y los valores finales que deberá pagar, lo que le permite decidir dónde va a contratarlo finalmente.

Sin embargo, hay un tercer término que aparece a la hora de pedir un crédito y es el de la preaprobación, que no es otra cosa que una oferta que le dan de manera personal y que ya pasó por alguna evaluación de riesgo. Por eso, se le entregan condiciones específicas de acuerdo a su condición financiera, lo que la transforma en un ofrecimiento que no será entregado a ninguna otra persona, por lo cual no debe guiarse por condiciones de crédito de familiares o amigos.

Recuerde que pese a que exista una preaprobación de su crédito, aún debe pasar las instancias de evaluación de riesgo para que finalmente le sea entregado el dinero que está solicitando.

Cuando simule, cotice y compare, tome la mejor decisión para usted de acuerdo a su realidad financiera.

Cada institución que otorga créditos posee “simuladores” de crédito que pueden serle de utilidad.